DE VERDE MENTA

El verde menta es un color que se ha tornado como tendencia en el universo de la decoración de exteriores e interiores, el cual puedes usar en diversos espacios (como el dormitorio, el comedor, la sala, el baño o la cocina), ya sea en el revestimiento de las paredes o como accesorio de contraste.

Este tono se relaciona directamente con las hojas de hierbabuena y menta, así como las playas de aguas cristalinas, razón por la cual decorar un espacio en verde menta resulta ventajoso, pues al ser un color pastel proporciona amplitud, y serenidad en cualquier ambiente.

El verde menta puede combinarse con diversas tonalidades y materiales para obtener ambientes con estilo clásico, nórdico, moderno, Shabby Chic, retro, entre otros, según la funcionalidad y comodidad que deseas.

Bajo esta premisa, te presentamos algunas de las opciones más atractivas para decorar los espacios de tu hogar como:

Dormitorio

Para decorar una habitación puedes revestir las paredes en verde menta, blanco o gris claro (lo ideal es no pintar todas en mint para no saturar el lugar), utilizar un mobiliario blanco y accesorios decorativos de colores más vivos como amarillo, coral, fucsia, salmón o violeta.

Otra opción es el estilo escandinavo o nórdico, en la cual puedes usar blanco o gris claro en las paredes y muebles en tono verde menta. También puedes usar mobiliario blanco y detalles ornamentales en mint para proporcionar un toque excelso la alcoba.

Por otra parte, si te gustan los estilos clásicos puedes pintar las paredes en verde menta, blancas y gris claro, con muebles blancos o en madera y detalles decorativos como cortinas, butacas y cojines en violeta, el cual contrasta excelente con el mint.

En el caso de decoración de un dormitorio femenino infantil o juvenil puedes pintar las paredes en un beige o gris claro con blanco, usar mobiliario verde menta y algunos complementos decorativos en rosa o coral para proporcionar armonía entre tonos fríos y cálidos.

Cocina

Al momento de decorar una cocina con verde menta toma en cuenta la luminosidad y el espacio con el cual cuentas. Por ejemplo, en un lugar reducido puedes hacer una composición al estilo nórdico combinando el mint con el blanco: pinta las paredes en blanco, utiliza mobiliarios blancos y electrodomésticos verde menta o viceversa.

Por otra parte, es una cocina con bastante luz puedes inspirarte en diseños más retro o vintage al combinar verde menta, blanco y madera. Un ejemplo de ello es revestir las paredes y muebles en madera natural, electrodomésticos y accesorios blancos.

También puedes obtener un estilo moderno al cubrir tanto los enseres como las paredes en verde menta con detalles en blanco, electrodomésticos en plata y accesorios blancos o negros.

Baño

Entre las opciones con las que contamos para decorar un baño con verde menta está el estilo nórdico, para el cual puedes pintar las paredes en mint con blanco, utilizar accesorios blancos y algunos detalles decorativos en coral o rosa, el cual proporciona calidez al espacio.

También puedes pintar las paredes en blanco y utilizar accesorios en verde menta como cortinas, alfombras, vestidos del baño, entre otros.

Si deseas un estilo retro o vintage puede combinar el verde menta con beige claro, blanco o gris claro, un mobiliario en color madera natural y algún accesorio en un tono más vivo como naranja, amarillo o coral para proporcionar un detalle de energía divertido.

Para obtener un estilo más industrial puedes combinar las paredes y muebles en gris claro o blanco y verde menta con detalles en negro, tal como espejos, cuadros, alfombras o lámparas, los cuales proporcionarán un toque vanguardista a tu baño.

 

Salón

Para decorar un salón con verde menta puedes usar el estilo nórdico al pintar las paredes en blanco, beige y gris claro, muebles blancos y accesorios como cojines y alfombras mint, los cuales darán un toque especial al ambiente. También puedes utilizar un sofá en verde menta, el cual está muy de moda.

Otra opción es el estilo retro o vintage, para los que puedes combinar el verde menta, blanco, gris claro o beige en las paredes y usar muebles decorativos de madera natural, acompañados de un sofá mint o blanco, al cual puedes agregar cojines en colores cálidos como el rosa para romper sutilmente con la frialdad del verde menta.

Para un diseño más clásico puedes cubrir las paredes en un tono lavanda pastel el cual contrasta perfectamente con un solo sofá verde menta, butacas en violeta y accesorios decorativos en beige o blanco.

Visita en nuestra tienda:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *